El Cronista Comercial
Suplemente Transport & Cargo

Las estadísticas señalan que solo una de 400 empresas que se fundan en la Argentina consigue sobrevivir los 20 años. Si además la firma se desempeña en un rubro tan golpeado como el comercio exterior y la logística, el mérito es aún mayor. Quien cumple dos décadas en el mercado es Multimar. Patrick Campbell, su creador y actual presidente, lleva 35 años de trayectoria en el sector marítimo.

“Desde antes de la creación de Multimar, hace dos décadas, tenía contacto con la línea japonesa Nippon Yusen Kaisha (NYK), incluso, realicé un entrenamiento que estaba vinculado a planes de sucesión en Latinoamérica y para proyectar el largo plazo.
Abrimos en el año 1995 porque coincidía con el inicio de la primera línea totalmente contenerizada de NYK, el Good Hope Express (GEX), un nuevo consorcio que venía a la Argentina. Ellos deseaban salir de estructuras tradicionales de agencia para abrir una unidad de negocios con otro concepto”, dijo a Transport & Cargo Patrick Campbell, presidente del Grupo NYK Multimar.
La fecha de apertura coincidía también con el proceso de privatización y descentralización portuaria que vivía la Argentina junto con el gran cambio logístico que significó la profundización y señalización de la hidrovía de Santa Fe al océano.

“Hubo un nuevo concepto, y entraba toda la tecnología de transferencia de datos. Fue un importante cambio cultural y como organización teníamos que estar adaptados. Cuando abrimos Multimar éramos alrededor de 30 personas y hoy somos 120 más diversificados y en todo el país”, recordó Campbell.

En sus inicios, la firma se enfocó en el negocio de línea y el servicio de contenedores. Luego fue diversificando la actividad para abarcar otros rubros como autos, logística, fruta, graneleros y cruceros.

“Pudimos consolidar una compañía con un buen concepto de servicio, orientada por una clara estrategia basada en la filosofía oriental o japonesa, con nítidos conceptos de atención al cliente. Se logró implementar toda una nueva terminología con procesos y protocolos que no estábamos acostumbrados a utilizar en la Argentina. Por suerte la gente que empezó en el 95 está todavía con nosotros. La fortaleza de Multimar es haber crecido con personal que permaneció en la empresa. Hoy tenemos un staff muy bien preparado y maduro que nos posicionó bien en el mercado”, destacó Campbell.

Voto de confianza

En 2007, se dio un cambio trascendental al consolidarse el Grupo NYK Multimar.
“En aquel momento fue un acto de apoyo y confianza de los directivos de NYK. Todos los armadores estaban posicionándose en Sudamérica y lo que hacían era tomar el mejor personal y abrir sus propias estructuras. El nuestro, creo que fue el primer caso donde el armador ponderó la existencia de un valor agregado en la gente y en el nombre Multimar. Ellos hicieron un proceso de integración mixta que por la experiencia vivida funciona muy bien. En esta etapa mejoramos y maduramos mucho como empresa, porque ingresaron aún con más fuerza los valores que cultiva la Nippon, sus códigos de ética, anticorrupción, y responsabilidad social. Todo fue creando una cultura de empresa. A nosotros nos dio una tranquilidad, un paso adelante cualitativo y nos permitió crecer”, resaltó Patrick Campbell.

En la actualidad, el grupo se conforma con Multimar, Plate Borkers y Yusen Logistics. Asimismo Multimar posee oficinas en Paraguay, Uruguay, Mendoza, Córdoba, y San Juan.

“La oficina de Uruguay ha tenido un crecimiento tremendo y se ha diversificado con barcazas, graneles, y chips de madera. Junto a la oficina de Paraguay, son pilares importantes para nosotros”, recalcó el directivo.

En los últimos años el grupo NYK Multimar debió actuar con cautela en un comercio exterior cada vez más administrado.

“Así como en los 80 hubo inversión privada en las terminales sobre el río Paraná, y en los 90 la descentralización e inversión portuaria más la hidrovía, los últimos años fueron de estancamiento. Estamos en una meseta porque las trabas burocráticas para operar no condicen con el moderno negocio naviero hoy. Queremos ser empresa sin papeles ni burocracia, y nos encontramos con todo lo contrario. Poseemos ideas de crecimiento, pero solo si el entorno nos acompaña, existe otro clima, y previsibilidad en el largo plazo. Hoy estamos sin criterios uniformes, y desde lo nacional, provincial y portuario, cada uno está por su lado. No crecimos en volúmenes ni en contenedores ni en exportación. Estamos estancados en los mercados y necesitamos inversión en obras e infraestructura. El problema inflacionario, y la presión tributaria condicionan a las empresas porque es difícil proyectar cuando no existen números claros y concretos. No se puede crecer por intuición. Tenemos muchas esperanzas de que la Argentina a partir del próximo período en 2016 cambie el rumbo, crezcan las economías regionales, se liberen cepos, DJAI y otras restricciones que complican este negocio. Sabemos que existe un gran interés para invertir en Argentina, y varios proyectos portuarios en carpeta, pero estamos esperando el cierre de esta etapa”, aseguró Patrick Campbell.